9/1/11

MIGAJAS


Autor: © Jesús Alejandro Godoy

Perdurable emoción que se arraiga en mis huesos, es la que me ve con el alma partida, buscándome en los recovecos de mi conciencia, para apartar esa inconsciencia a la que me veo sometido.

Reacción violenta que se solventa en palabras y que huele a destierro, es la que me atiende con el alma en pedazos, cuyos trozos voy juntando, mientras la vida me explica el dolor del amor y el descanso de la muerte antes de morir.

Bajeza y letargo de acciones que se remilgan bajos mis párpados, son lo que me ven volver al punto de partida, cuando tomo malas decisiones y me atrevo nuevamente a culpabilizar al idiota de turno que me mira de soslayo y se escapa invisiblemente antes que le amerite el hecho de consumir mi tiempo en ese escaparate de momentos perdidos y olas del ayer que se llevan todo, y sólo dejan aquellas migajas que ves allí.

Perdurable emoción que vela por mis palabras a destiempo y por mis estupideces venideras, no me dejes aún... que siento a veces, que acertando me estanco en estas risas de papel y algarabías de espumas; y errando, aprendo más donde voy cada vez que me yergo y enjugo la sangre de mis rodillas, mientras sonrío, porque me siento vivo al saber donde van mis pasos y donde se dirigen mis días.

Perdurable emoción que velas por mis estupideces venideras, no me dejes aún, que el cielo se sienta a esperar que mis huesos bailen y mi boca se despierte, que acertando, sólo hago silencio, y errando, hago caer el velo de mi estoica eficacia y se revelan millones de caminos.

Perdurable emoción...