26/12/10

UN AÑO


Autor: © Jesús Alejandro Godoy

Un año... una vida.
Un día en el que todo cambia, y sonreímos.
Un día en el que todo pudo ser confuso, donde nuestros pensamientos se agrietaron y nuestros sueños murieron lentamente con nuestras esperanzas... o tal vez no.
Un año, tal vez para olvidar, quizá para recordar por el resto de nuestra vida.
Un día en cualquier mes, donde nos enamoramos, conocimos al fin a nuestro amor verdadero, despedimos para siempre a esa persona que tanto nos dañó, o simplemente vivimos igual que otro tiempo atrás.
Pero... todo cambia.
Y tal vez, fue el momento para encontrar o dejar de lado, para amar u olvidar completamente, para erguirse triunfante o morder el polvo de la angustia y la desesperación, para creer una vez más en nosotros mismos y volver a intentarlo.
Un día, un momento... en el que pudimos saber hacia dónde íbamos, o tal vez no, donde pudimos tocar todas las puertas de la oportunidad o la inacción, donde estuvimos en completa soledad y nadie se apiadó de nuestros gritos, donde estuvimos al final, rodeados de todo eso que soñamos durante nuestras esperanzas más audaces.
Un día, un lugar, un momento... donde aprendimos a crecer, a perdonar, a pedir, a dejar, a reintentar, a invocar, a sufrir, a querer y a amar, y tal vez; fue cuando nos dimos cuenta que somos valiosos y únicos.
Un día, un momento, un año, donde todo cambia, donde todo se transforma, donde la vida va y viene, donde las palabras se olvidan y los hechos marcan la diferencia.
Un año más... donde esperamos dar lo mejor y recibir otro tanto, donde reímos, lloramos, perdimos, ganamos, morimos, renacimos, olvidamos, quisimos, amamos, rezamos, y finalmente nos encontramos.
Un día, en el que tuvimos la oportunidad de mirar por última vez a nuestra madre, a nuestro padre, a nuestros hermanos, a nuestros amigos o... a esa persona que dejó su marca indeleble en nuestro corazón.
Y volver... volver a intentarlo una vez más, otro día, en otro lugar, en otro momento... una nueva oportunidad, esa que nunca termina a pesar de que pasen los años, ese fuego eterno que siempre nos quema por dentro y nos dice que todavía queda un camino más por recorrer, esa palabra que nos alienta y nos dice que aún no es tiempo de bajar los brazos.
Y nos quedamos quietos, pensando, haciendo un balance; y asentimos o negamos, cavilamos o confirmamos, destrozamos o construimos, recordamos o quizá, olvidamos para siempre.
Y todo en un año, que no es más que un eslabón de una gruesa cadena de historias.
Un día, un lugar, un momento, una vida...
Un año.

Audio:

7 comentarios:

ZIA dijo...

Holísima Jesús, recién sentí el deseo de venir a visitar tu blog y termino de leerte, dejándome llevar por la recapitulación de un año, de una Vida?
Desde Barcelona, te estoy abrazando! Muy Buen comienzo de Ciclo!! Zia

Charo Bustos Cruz dijo...

...En definitiva, un año para hacer balance de lo acontecido y lo por acontecer... Un año más de esperanza de vida.

CADA AÑO NOS PLANTEAMOS LA MISMA DISYUNTIVA, JESÚS.

Gracias por enlazarte a mi blog, lo acabo de comprobar.

Espero nos sigamos leyendo y compartiendo opiniones.

Te deseo un venturoso año nuevo 2011.

Besos☺

Jesús Alejandro Godoy dijo...

Muchas gracias Zia, te mando un abrazo grande desde Buenos Aires y espero que tengas un excelente 2011. Muchas gracias por pasar por mi blog y dejar tu mensaje.

Jesús Alejandro Godoy dijo...

Hola Charo, "Un Año" es uno de mis textos más antiguos, recuerdo que lo escribí cuando se avecinaba un nuevo año (ya no recuerdo cual) pero creo que siempre me viene bien el releerlo y tomar en cuenta los pensamientos que yo tenía tiempo atrás. Muchas gracias por tus deseos, espero que tengas un excelente 2011. Abrazos y estamos en contacto.

Norma dijo...

Hay años en nuestras vidas que son como hitos... puntos de referencia, incluso es posible decir que detrás de algunas palabras dichas en algún minuto de ese año, puedes ser trascendentes por lo que definen... Sin duda hay años que son muy especiales...
Un beso, te sigo leyendo.

Jesús Alejandro Godoy dijo...

Muchas gracias Norma por tu mensaje y por pasar por aquí y por tus palabras.
Es verdad Norma, hay años (tal vez) más especiales que otros y todos y cada uno, siempre forman parte o la totalidad de una historia. Muchas gracias Norma, y que sigas muy bien.

MYRIAM JARA dijo...

Que buen texto, Jesús, ideal para un día como hoy, el último del año, ese que le entrega el trono al entrante. Me gustó mucho el modo de describir todas esas cosas que nuestro corazón sintió, gozó, lloró, murió y resurgió. Y como viene al caso ¡FELIZ 2012! Un abrazo y mis mejores deseos.